LA REVISTA ESCOLAR EN LA PEDAGOGÍA FREINET

(Publicado en Revista de Literatura, nº 253. De la editorial “Primeras Noticias”)

 

La pedagogía Freinet se ha identificado siempre por la imprenta, por la introducción de esta herramienta en el aula y su aprovechamiento para el aprendizaje de la lectura por parte de los niños y niñas y para la publicación de libros y revistas escolares. Pero la imprenta, por sí misma, no deja de ser un instrumento como cualquier otro, que puede ser utilizado con objetivos muy diversos e incluso, contradictorios.
Conviene, pues, especificar las características más relevantes de dicha pedagogía, para entender con claridad el significado de la imprenta y de la revista escolar en Freinet:
Parte radicalmente de la base y se construye a pie de obra. Tiene su origen en un maestro junto a sus alumnos en una escuelita de un pueblo francés. Un maestro con dificultades para respirar que necesita salir a tomar el aire limpio fuera del aula. Por esta razón inventa la clase-paseo y descubre, a partir de ella, el libro de la naturaleza, de la sociedad, de la vida que fluye fuera de las cuatro paredes de la clase. La clase paseo da lugar al texto resumen, a las puestas en común, al intercambio de conocimientos, a las preguntas de los alumnos, a la formulación de hipótesis… todo un material que vale la pena escribir, conservar y difundir.
Parte de la realidad y de su globalidad.– Todo lo que forma parte de la vida del niño, de su realidad, debe conformar el currículum escolar: la familia, el entorno vital, la actividad económica, política,  social y cultural; pero también la actualidad del mundo, las noticias y acontecimientos que nos permitan un mejor conocimiento del mismo. Una realidad que es siempre global, formando un todo interdependiente y con sentido: las matemáticas, la lengua, el conocimiento del medio, el arte… forman parte de un conjunto global de relaciones y de saberes; no están separadas las unas de las otras como si fuesen compartimentos estancos.
Es una pedagogía moderna.– Freinet introduce la imprenta, pero también el cine, los discos y la radio. Su pedagogía es moderna porque moderniza el material escolar, los instrumentos y utiliza la tecnología de su época como soporte para la adquisición del conocimiento. Actualmente, una clase Freinet debe ser también moderna en el mismo sentido; pero no ya utilizando la imprenta, que está superada, sino el ordenador, el vídeo, la TV, la radio, la prensa escrita y digital, Internet…
El aprendizaje se produce por tanteo experimental.– El conocimiento no se puede enlatar y servir en dosis convertido en asignaturas. Al conocimiento se accede de una forma globalizada. Por otro lado, el conocimiento no es algo que se pueda transmitir, al conocimiento hay que acceder a través de la experiencia, de la experimentación, del ensayo-error; es el niño y la niña quien aprende, no el maestro o la maestra quien enseña. El cerebro humano está diseñado para aprender todo aquello que tiene sentido, que forma parte de un conjunto que funciona, que tiene una utilidad. La metodología natural nos pone en contacto con el conocimiento de una manera global, comprensiva y funcional, recogiendo perfectamente la esencia del nuevo enfoque por competencias del aprendizaje. Es, además, una metodología que promueve una verdadera armonía con la naturaleza.
El trabajo cooperativo está en su esencia.– El hombre es un ser social por naturaleza y si hemos llegado hasta aquí ha sido gracias a la colaboración entre todos los hombres y mujeres, a su trabajo, a su cooperación. La civilización es fruto del trabajo cooperativo; por eso, una clase Freinet no es un conjunto de individualidades enfrentadas entre sí para ver quién obtiene mejor nota, sino un grupo de personas que trabaja conjuntamente, en cooperación, para conseguir un objetivo común. También hay trabajo individual, pero la esencia es la participación y la cooperación: libros conjuntos, temas generales, búsqueda colectiva de información, proyectos comunes, investigaciones, salidas, puestas en común, normas consensuadas de funcionamiento de la clase, asamblea… El niño y la niña aprenden, sobre todo, a trabajar, y a trabajar con los y las demás.
La cooperación está en la esencia de la clase y en la esencia de las relaciones entre los maestros que trabajamos con técnicas Freinet: en el intercambio de experiencias y materiales, en nuestros congresos, en los diferentes talleres y en nuestra correspondencia a lo largo del curso.
Es una pedagogía para el éxito.– Que el niño y la niña se sientan protagonistas de su propio aprendizaje, que participen, que se interesen, que se impliquen emocionalmente (inteligencia emocional) con los aprendizajes. Pero para ello es fundamental partir de su realidad vital y darles la palabra.
Las técnicas que tradicionalmente venimos utilizando los maestros y maestras que trabajamos con esta pedagogía, están permanentemente de actualidad, puesto que no se encuentran sujetas a un material o objeto determinado:
El texto libre y el trabajo de creación, la correspondencia escolar, el cálculo vivo, la investigación del medio, la conferencia, los planes de trabajo, el fichero documental (la biblioteca de aula), el fichero autocorrectivo, la confección y edición de libros y revistas, la asamblea de clase.
Todas ellas son técnicas que se adaptan perfectamente a los cambios y a los avances tecnológicos. De igual forma, todas ellas son diferentes en cada escuela y en cada aula, puesto que su contenido viene siempre determinado por la personalidad de los alumnos y del maestro y por la realidad en la que están inmersos.
Una vez que hemos expuesto los principios esenciales y técnicas de trabajo de nuestra pedagogía, será fácil entender cuál fue la principal intención de Freinet al introducir la imprenta en su escuela. El maestro, a la vista de la gran cantidad de material que surge como fruto de las salidas y de la observación de la realidad que realiza con sus alumnos, piensa en cómo editarlo y piensa en la imprenta y, después de consultar con varios tipógrafos, consigue construir una manejable para sus alumnos. Y la imprenta se convierte en el instrumento nuclear de la acción escolar. De la imprenta salen textos diversos y pronto surge la necesidad de darlos a conocer no sólo en su comunidad. Y se hace necesaria la correspondencia escolar y el intercambio entre escolares. Y de esta manera nace, de forma natural, la revista escolar. Una revista escolar que en la pedagogía Freinet, no tiene una estructura determinada, ni está sometida a un patrón estándar. Lo fundamental, lo verdaderamente importante de la misma, es que sea un medio de expresión del trabajo y de la creatividad de los niños y niñas, así como un vehículo de comunicación entre diferentes escuelas.
“La expresión libre del niño se socializa automáticamente por la motivación promovida por el diario escolar y la correspondencia. A partir de ese momento, el niño no escribe solamente aquello que le interesa a él; sino que escribe aquello que en sus pensamientos, en sus observaciones, sus sentimientos y sus actos pueden atraer la atención de sus compañeros en primer término y de sus corresponsales después” (Freinet, 1974: 20-22).
Cada clase Freinet, dependiendo de la personalidad de su maestro y alumnado y de las peculiaridades de su propio entorno, confeccionará su propia revista, que intercambiará con sus corresponsales, para aprender y enriquecerse mutuamente. Vemos pues, que no estamos hablando de una revista o de un diario al uso, concebido con una mentalidad adulta. Se trata de una publicación por y para los niños.
“En la práctica, al menos para el nivel primario, nuestro diario escolar sigue siendo antes que nada una recopilación de textos libres de niños, expresión fiel de los grandes intereses de la clase en su medio ambiental. Si la clase tiene un medio escolar y social fecundo, el diario escolar tendrá variedad, profundidad y originalidad” (Freinet, 1974: 42).
La revista escolar puede contener diversos apartados con textos creativos, investigaciones de los niños y niñas sobre el entorno, recogida de datos, etc.; también puede ser de tema monográfico formando un libro unitario.
Dejando claro que la estructura y el contenido de la revista han de reflejar básicamente los intereses y el trabajo del alumnado, cabe añadir también a qué objetivos fundamentales debe estar encaminada; es decir, qué pretendemos que consiga a nivel pedagógico.
En primer lugar, los textos que aparecen en la revista han de estar correctamente escritos, con una expresión viva y para ello deben ser corregidos a conciencia. Serán textos deseados, textos que servirán para que los lectores nos conozcan mejor y nos valoren positivamente.
En segundo lugar, supone un refuerzo importante para consolidar los intercambios escolares, pues la carta individual no es suficiente para asegurar una riqueza y una continuidad necesarias. La revista ofrece más y mejor información sobre los ambientes familiares, la actividad social, económica y cultural de la localidad o barrio, etc.
En tercer lugar, el diario es el reflejo de la clase:
“Vuestro diario escolar hablará por vosotros. Será, naturalmente, la expresión de los niños que habrán sido sus principales autores, pero el valor de sus textos, el cuidado y el arte aportados en la presentación, la humanidad y la espiritualidad que se desprendan de ellos, serán precisamente los productos de la escuela, los frutos de vuestra pedagogía” (Freinet, 1974: 95).
En cuarto lugar, podemos decir que el diario es un buen ejemplo de trabajo cooperativo, puesto que es una obra en la que colaboran prácticamente todos los alumnos (hay que procurar que todos y todas tengan protagonismo) y en la que cada uno y cada una aporta en la medida de sus capacidades.
Finalmente, decir que es un medio fundamental para la adquisición de los aprendizajes, no solo de los relacionados con la ortografía o la gramática, que son necesarios para su correcta confección, sino también de aquellos relacionados con el resto de las materias. Se trata de una actividad que engloba o puede englobar todos los aprendizajes.
De ahí que la revista, el diario o cualquier trabajo de investigación escolar destinado a ser publicado dentro de la pedagogía Freinet, tenga una importancia capital ya desde su inicio, pues consideramos que, tanto el proceso de confección como el contenido final, deben ser altamente educativos.
Este proceso y resultado finales llevan consigo también importantes logros a nivel emocional, pues concebida de esta manera, la producción infantil refleja los sentimientos, las preocupaciones, las necesidades y los deseos propios de los alumnos y alumnas. En nuestras clases y en nuestras publicaciones procuramos evitar ese dualismo tan frecuente entre escuela y sociedad o entre escuela y familia. Nuestro objetivo es armonizar, con nuestras técnicas, la vida escolar con la familiar y la social, puesto que ambas tienen una gran influencia en la formación psíquica y psicológica de nuestro alumnado. En la medida en que consigamos esta armonización, estaremos consiguiendo también que nuestro alumnado encuentre sentido a lo que hace al trabajar con unos contenidos que están relacionados con su propia vida. Y, como consecuencia directa, estaremos equilibrándolos emocionalmente al convertirlos en protagonistas de su propio aprendizaje.
Llegados a este punto y atendiendo a nuestra experiencia personal, podemos decir que a lo largo de los años hemos confeccionado con nuestros alumnos diversos tipos de revistas. En nuestros inicios, en Torrente de Cinca (Huesca), publicamos La Veu de la Escuela (la voz de la escuela), compendio de textos libres y de investigaciones realizadas en clase con los alumnos (la ganadería de Torrente, los oficios de los padres y de las madres, etc.). Era una revista ciclostilada y escrita casi toda ella, a mano.
En Torres de Segre, donde nos encontramos actualmente, primero con la imprenta y después con el ordenador, hemos probado de todo, desde una revista como Torressumada, a libros de textos y monografías que hemos ido produciendo a lo largo de los años y que han sido intercambiados con nuestros corresponsales de diversos lugares de Cataluña y del resto de España, sobre todo de Santander, Huesca, Zaragoza y Extremadura.
Algunos de los libros han sido creados conjuntamente con los corresponsales, concretamente con los de Verdemar (Santander): Un viaje imaginario; El misterio de las palomitas de maiz. Otros han servido para ayudar en el aprendizaje de la lectura a nuestros pequeños corresponsales de Lleida y Badajoz, en un trabajo de apadrinamiento que mis alumnos de ciclo superior han asumido con entusiasmo: Cuentos pequeños; Cómo soy; Cómo aprendí a leer; Lo que me da miedo; Lo que me da risa; Cómo me veo dentro de veinte años… También hemos intercambiado pequeñas novelas o cuentos inventados por nosotros individualmente o en forma colectiva, obras todas ellas originales que muestran hasta qué punto los alumnos y alumnas pueden llegar a ser creativos si se les concede la oportunidad: Tres historias de amor; Una historia de amor entre el pasado y el futuro; Misterio en el sótano de casa; La pelota del otro mundo… Y poesías, adivinanzas, trabalenguas y canciones: Poesías a las cigüeñas; Poesías a la Navidad; Poesías para la Castañada; La historia de Sant Jordi, etc.
Pero el contenido más importante en cantidad de nuestras revistas y publicaciones diversas está formado por los textos libres; es decir, por sus experiencias de vida, en las que los alumnos escriben siempre sobre ellos mismos, sobre sus actividades con los amigos y amigas, con su familia, sobre sus miedos, sus deseos, sus sueños, etc.
Con todos ellos (textos libres, cuentos, poesías, pequeñas novelas) vamos formando, a lo largo de los años, un libro de vida que es el reflejo de la personalidad de la clase en su conjunto y de cada una de sus individualidades. Un libro (ya sea en formato revista o libritos diversos) que todos conservamos con cariño y que, al releerlo, nos devuelve a los momentos de convivencia y de trabajo en clase.
En cuanto a las revistas y publicaciones diversas recibidas de nuestros corresponsales, aparte de proporcionarnos un conocimiento generalmente amable de ellos, han sido muy útiles para nosotros como libros de lectura en la mayoría de los casos, o de consulta, cuando se ha tratado de investigaciones o de trabajos escolares diversos. Para ejercitar la lectura en voz alta, las publicaciones de los corresponsales son muy apropiadas pues se trata de textos no demasiado largos y de fácil comprensión, lo cual facilita mucho la lectura dramatizada de los mismos, el ritmo correcto y la adecuada vocalización.
Como puede comprobar el lector, la revista, el periódico o el libro que creamos en las clases que trabajamos con las técnicas Freinet, no son nunca un fin en si mismos, sino instrumentos inmejorables para la expresión de nuestros alumnos y alumnas, para enriquecer la correspondencia escolar, para el aprendizaje de la lengua y para la formación de ciudadanos libres y responsables.

Sebastián Gertrúdix Romero de Ávila.
sebasgertrud@gmail.com
http://www.sebastiangertrudix.com

Bibliografía:
Freinet, Celestin (1974): El diario escolar. Editorial LAIA, Barcelona.

Anuncios